Archivo de la etiqueta: violencia

La Patria también duele

Mi país es enorme, está dividido en 6 porciones de tierra, cada una con su hermosura. Región Andina, Región Pacífico, Región Orinoquía, Región Amazonía, Región Caribe y Región insular (San Andrés y Providencia). Es rico en todos los sentidos posibles, menos en uno: paz.

Sin embargo, son muy pocos los compatriotas que conocen perfectamente su país, desde hace unos años si el colombiano viaja, es para salir de su tierra, cosa por la cual nos odian en muchos países hermanos, como Ecuador. En cualquier parte de Ecuador la escena del taxi se repite una y otra vez, exactamente igual:

Taxista: De dónde es señorita?

Xeh: De Colombia.

Taxista: silencio  o “mmmmm”

Xeh:  silencio.

Taxista: Sabe que hay mucho colombiano y cubano aqui, pero no les hacen buena propaganda a sus países…

…y continúa la carreta. No quiero entrar en la discusión de porqué un país hermano debe maltratar a los compatriotas que llegan buscando una vida mejor. Y es que hasta ahora lo entiendo, de donde vengo yo, la vida es maravillosa, es caribe, es alegría, sol, buena energía, con sus cosas buenas y sus cosas malas se logra vivir feliz. Mi ciudad es un pedacito de paz en un país de guerra. Como siempre tuve los ojos bendados, pude hasta afirmar en algún momento que en mi país no había violencia, pero Colombia no es el atlántico. Colombia es Urabá, es el Guaviare, es Nariño, es Buenaventura, es Villavicencio, es el Vaupéz, es Leticia. Y hoy,  con dolor descubro que muchos compatriotas, más de los que podía imaginar no se la pasan nada bien.

Culpables? Enúmeremos: La clase política, los grandes empresarios del campo y la industria, la guerrilla, el ejército, los paras, EEUU, los medios,  la guerra contra las drogas, el “desarrollo”, las novelas, el Jet Set, los hijos de papi, pero sobretodo el colombiano ciego. Ahora comprendo que hay zonas del país donde ni el gobierno tiene control, donde los habitantes son obligados a vivir con temor, donde los niños no pueden jugar tranquilos pues deben tener cuidado con las minas, donde valen más los afanes de riqueza del gran exportador de frutas que el reclamo de un sueldo justo del campesino que la cultiva, hay lugares en Colombia donde la vida no tiene ningún valor.

Porque nadie se conduele de aquél campesino anónimo, padre de familia, que fue asesinado para despojarlo de sus tierras. Tierras que valen más que el padre de esos niños ahora huérfanos, porque grandes multinacionales necesitan llevar la fruta que la modelo europea comprará. La deshonra por la muerte de sus ciudadanos no afecta al gobierno nacional. Porque nuestro gobierno está más interesado en dar vía libre al enriquecimiento de grandes empresas, a la inversión, a toda esta paja que nos meten… que en brindar una vida feliz y modesta a sus habitantes.

Habitantes que además, son de todo tipo, en Colombia convivimos negros, campesinos, blancos, extranjeros, mestizos, mulatos, indígenas caribes e indígenas andinos, e incluso indígenas de los cuales no tenemos conocimiento, pues llevan miles de años viviendo escondidos en las entrañas de la selva. Pero en un país tan vasto y tan hermoso, ya no hay espacio para ninguno de nosotros, o bueno, sólo para los blancos. Pues a los campesinos les han robado las tierras, a los indígenas su territorio ancestral, los negros siguen siendo esclavos y aquellos de las ciudades se ven obligados a vivir en casas que parecen bunkeres. Es así como Colombia es uno de los países con más número de refugiados en otros países. Países que a pesar de abrirles las puertas, también les discriminan y les maltratan.

El colombiano es entonces sinónimo de drogadicto, mula, traficante, violento, ladrón, puta o pobrecito, desplazado, mendigo, roba empleos. Entonces sale un orgullo estúpido en forma de escudo para defendernos de la intolerancia. Un orgullo que además de ser real, por las bondades hermosas de esa tierra donde casualmente nacimos, es también idiota porque aflora de la misma rabia de sentirse atacado. Estoy segura de que muchos compatriotas, hoy refugiados o migrantes en otros países, no lo hacen por gusto, pues la tierrita siempre se echa de menos. Lo cierto es que migran pues su país los ha abandonado.

Aquí les dejo este documental hecho por Hollman Morris, que explica los ultrajos cometidos por los Paras en los 90’s y 2000, en el Urabá antioqueño. Sólo una muestra de la gran herida por la que se desangra este gran pueblo. Colombiano!Te presento a tu país:

IMPUNIDAD

Odio y otros remedios para el malestar cotidiano

En el teatro de la sociedad, los mejores actores tendrán los mejores papeles y podrán ser famosos y aclamados, pero son los silenciosos pensadores quienes escriben la obra y se esconden tras el gran telón.

Muchas son las características que describen el momento que estamos atravesando, o yo diría mejor, sufriendo. Sin duda alguna el ser humano, tanto física como mentalmente, evoluciona día tras día adaptándose al entorno que lo rodea. Y nuestro entorno es hostíl. Así de sencillo. Es difícil ser una “buena persona” hoy en dia, o como dirían los Cohen, “a serious man”. A cada momento nos enfrentamos con situaciones realmente duras y complejas a las cuales no siempre podemos responder como quisiéramos. No hace falta que describa el etorno hostíl, pero para que no quepan incertidumbres, me refiero a la envidia, la grosería, el egoísmo, la maldad, el rencor, y dirán seguramente, “ah si pero el ser humano por naturaleza es así… siempre ha sido así”, pero es que el problema no son estos “antivalores” como su escala actual. Hoy, estos comportamientos han traspado los límites de la mesura y la conciencia.

Es decir, todos queremos y soñamos con un mundo feliz, todos. Muchos violentos -no hablo de los violentos psiquiátricos- hoy en cárceles, lo son no por elección sino por el vivir sométidos a entornos hostiles que, aunque no hay justificación alguna, los obligan a adoptar estas actitudes ofensivas y dañinas hacia los demás. Podríamos serguir develando estas razones que bien conocemos, para terminar remitiéndonos nuevamente al sistema podrido que nos maltrata. Pero este no es el tema, el tema es que no me parece tan absurdo comportarnos con los demás, así cómo quisiéramos que ellos se comportaran con nosotros. Comportamiento que va más allá de las personalidades de cada quien; gruñones, amargados y tímidos, todos tienen la capacidad de brindar un buen trato, un trato justo, que dignifique a la otra persona, aceptando siempre la propia personalidad y la del otro.

Todos nos quejamos, todos quisiéramos tener menos preocupaciones, todos soñamos con caminar tranquilos por las calles, entonces yo no me explico, el porqué de tanta maldad. Es una maldad que se ha extendido de modo tan desmedido que invade cada milímetro de nuestras existencias, y terminamos aceptando ese entorno e incluso sin quererlo participando de él, simplemente porque no “hay otra alternativa” para defenderse. Pareciera que el ser “buena gente” no paga, no sirve, nos hace bobos sociales, carnada para que un “vivo” se aproveche de nosotros. Porque si se fijan bien, la mayoría de personas exitosas (en el sentido capitalista de la palabra) no son almas bondadosas, por el contrario, han recurrido a actitudes dañinas para poder llegar a su cima.

De seguro me dirán ahora, “entonces eres misántropa” como le preguntaron una vez a Zizek en una entrevista. Yo digo no, no soy misantropa, odiar a la especie humana es odiar también sus bondades y caer en el mismo juego de la maldad hacia el otro. No obstante, comparto la respuesta de Zizek: “Sí, soy misántropo… existe cierto tipo de misantropía que es mucho más aceptable como  actitud social que la hipocrecía que representan muchas actitudes sociales hoy entendidas como buenas, tipo ese optimismo vulgar de los libros de autoayuda, o la caridad barata que tantas empresas como iglesias predican”.

Hoy, mi querido amigo Robert, misántropo o no, citaba en su facebook: “Verdadera miseria es vivir en la tierra. Cuando el hombre quiere ser más espiritual, tanto le será más amarga la vida; porque siente mejor y ve más claro los defectos de la corrupción humana.” KEMPIS: imitación de Cristo, libro 1, capítulo 22.  Aunque quisiera ser filántropa, me es imposible no coincidir con dicha frase. Pues bien me pasa cada día, que entre más intento reconciliarme con la raza humana teniendo un trato justo con todos, apelando a su bondad y conciencia por más escondida que esté en cada uno, más me doy por vencida y más me siento frustrada.

Es irreversible, el individualismo es el presente y el futuro, comportarnos como animales egoístas es y será el único modo de sobrevivir. Hemos llegado a un punto, en que la ética y la convivencia pacífica, no representan nada, es así entonces como prácticas nobles como la justicia, la política, la economía y la democracia se ven envilecidas, incluyendo la religión, y por ende el trato cotidiano. Cuando nuestras razones para justificar cualquier disputa son la ética y los buenos valores, lo único que recibiremos como contrarrespuesta será una burla, que te calienta la sangre, te indigna y te ofende. Y eso envenena a cualquiera. Sin embargo, y para cerrar con un poco de optimismo -cosa que no suelo hacer- entre más veneno más inmunidad, nunca la hostilidad, la brutalidad y la maldad, serán razones suficientes para decidir dejar de tener un trato digno hacia los demás. Deberemos entonces conformarnos con el placer que brinda comportarse en consecuencia con aquello en lo que creemos, en lugar de hacerlo porque creemos que brindando un trato justo vamos a construir una mejor sociedad, este ingenuo sueño sólo nos traerá más resentimiento y frustración, pues ya dijo Nietzche: la esperanza es el tormento del hombre.

No me importa si  escondes la comida en tus cajones para no compartir. No me importa si ignoras mi presencia. No me interesan tus planes para destruirme. No me interesa tu envidia  y tu codicia. No me importa que me dejes en la calle, que te robes mi dinero y mis bienes. La dignidad es indestructuble. Y de todos modos para la próxima guerra ya no importará qué está bien o qué está mal, sino aquello que ha quedado.