Archivo mensual: junio 2013

Después

Un mes después vuelvo, habiéndome librado ya de las duras hazañas a las que el destino me ha sometido en los últimos tiempos.  Poco sabes tú de ello. De los caminos que he recorrido, de las caras que he visto, de los sujetos a los que he asesinado, de las espinas que se han enquistado en los espacios blandos de mi ser. Vuelvo y no vuelvo. Porque nunca se vuelve. El segundo que pasa, es una posibilidad perdida que se encadena a la indiferencia del pasado; no soy yo a cada instante, nazco y muero con cada latido, cambio de acento y de nacionalidad, de deseo y de estado de ánimo, de corporalidad y de predilección. Dejo todo y poseo todo. Un todo que jamás adquiere una forma definida o un rostro familiar, un recuerdo conciso, o una esperanza reveladora. Un fango espeso que embadurna las manos y el cuerpo, que se seca y luego se cae con el viento, en el mismo segundo que ya se ha ido.

Un mes después no vuelvo, llego por primera vez a este lugar que bien conoces pero que ignoras con la salvedad de tu propia lejanía, perteneces y no a este mundo construido por tu inquieta vanidad, te has construido una cárcel segura y suntuosa donde tu mismo clausuras todas las salidas con pensamientos lógicos y racionales que luego aparentas detestar. Te salvas a cada instante, temeroso de perder el control de tu serenidad artificial. Yo no me salvo, aquí estoy donde me ves; guerreando por una ilusión desatinada y terca. Yo no me quiero salvar. Sufro sin miedo, me entrego a los avatares del sinsentido con la realidad que sólo da el dolor. ¿Qué sinsentido puede ser placentero si no representa ninguna lucha? Acaso los tuyos, hechos de colores, amigos invisibles y payasos surreales. Acaso los tuyos, hechos de dientes desnudos y solsticios de verano. Acaso los tuyos, que se hunden en el fondo del vino y la charlatanería. Ya yo no le temo a nada. Me he adentrado sin mapa ni brújula, en ese bosque esquemático donde la razón, la lógica y la sociedad se erigen como altas y frondosas secuoyas, y he visto con mis propios ojos los fantasmas algorítmicos que nublan la libertad de nuestros corazones. Luego de haberlo habitado y comprendido, he deducido que la voluntad de la pasión será siempre mucho más potente que las miles de teorías que tienes para explicar el mundo.

Un mes después me pregunto si puede existir algo más real que el dolor. Recuerdo entonces cuando me decías durante nuestras estruendosas alegrías “todo esto parece un sueño” y ahora lo entiendo. La felicidad hace parte de un mundo irreal e iluso… Mientras que el dolor es crudamente cierto y ciertamente crudo. Es por esto que nuestras almas nunca se encontraron, pues los encuentros efímeros de dos personas en la alegría cargarán con ellos un dejo de hipocresía y vanidad, un rose superficial, una euforia veraniega. Pero si te detienes y te acercas a ese fondo más íntimo y recóndito de nuestros espíritus, encontrarás que existe un estadio primitivo, una especie de totalidad desnuda, donde el humano vive y se encuentra con el otro en la solidaridad más pura, aquella donde todos somos susceptibles. Es justo esa debilidad la que cubres, esa carne débil y sin piel que es sensible a cualquier tacto.

Ha pasado un mes, pero quizá haya sido un año, o de pronto tan sólo un día. El tiempo que pasa se me asemeja más a una patología humana que a una condición física. La lógica ya no se me presenta como un instrumento de la verdad, sino como su carcelera. Te has encargado de escribir un enorme libro de tecnicismos, operaciones, cálculos y símbolos para tratar de simplificar las operaciones de tu diario vivir, pero has llegado incluso a codificar los espacios que el azar y el absurdo abren a lo largo de nuestros calendarios, y por tanto no habrá satisfacción que te valga. La permutación y la transformación ya fueron programadas. El climax y el descenso. La evolución y las victorias. Las etapas del camino. Yo no me he salvado. Vivo la aventura fuera de todo cronograma. Comprendí la sabiduría del universo, y ahora sé que nada tiene que ver con tu aburrido pragmatismo.

Anuncios