Archivo de la etiqueta: verdad

Inalmama

Palabras que no quieren decir nada. Voces antiguas cargadas de sol, bañadas de amarillo, que al contacto de la razón, se esfuman como los granos de arena en la superficie de una duna golpeada por el viento del desierto. Rostros humanos que han habitado el mundo desde antes de nosotros, pues ellos fueron sus primeros creadores. Pinturas rupestres, de tintes rojos, extractos de plantas, sobre la gran roca que se erige en el medio de la selva. Arte sin la pretensión de ser arte. Periodismo: dejar retratado el período en el que se habita: hacer historia. Saber del mundo, del pensamiento, de las voces, palabras e imágenes que han atravesado los falsos umbrales que hemos creado para separarnos del todo, dividiéndolo, segmentándolo. Caminos de ríos y rocas, montañas rocosas, tierra caliente. Dos personas y una mochila: la verdadera comunidad. Encontrarse con desconocidos y reconocer en ellos la bondad y la maldad. Saber que ambas fuerzas coexisten en eterna batalla, haciendo equilibrio sobre la fineza del eje de una partícula, la más diminuta que exista. Somos más productivos, artificiales, tecnológicos, sofisticados, lejos de nuestro pasado simple y animal. Nuestra evolución se ha fijado en los cambios. Pero nada realmente ha cambiado. Estamos detenidos en el primer segundo de la explosión y en el último de la implosión. El no ser simplemente no es. La no existencia no es alcanzable durante la existencia, que es siempre. La voz está siempre allí, no desaparece nunca. Nunca… que es siempre.

Coctel Suicida

Salir de otro día de trabajo a encontrarte contigo mismo. Te das cuenta entonces que el trabajo se convierte simplemente en un antídoto contra la filosofía, la escusa perfecta para no torturarte con los dilemas existenciales de cada día. Ahora comprendo el éxito de esos adictos al trabajo, mejor dedicar tus esfuerzos intelectuales y físicos a algo que está fuera de ti. no? Sin embargo, siempre llega un punto en el que tienes que enfrentarte cara a cara con la realidad.

Salir del trabajo a tomar el bus de regreso a casa, de regreso a la soledad, de regreso a la libertad. Y es duro convivir con la libertad. El bus se convierte entonces en la transición entra la anestesia y el dolor. Caras, muchas caras, cada una ensímismada en un mar de pensamientos. Gente común, gente de verdad, es la “gente” de la que tanto hablamos, y a la que tanto tememos, y a la cual, queramos o no, pertenecemos. Empieza entonces el desfile de la infelicidad y la injusticia.

“Señores disculpen la molestia, no quiero robar su tiempo, ni sacarles la mirada de la ventanilla. Soy un joven con dos hijos, no tengo empleo, y vengo a ofrecerles estos caramelos. Al menos no estoy en las calles robando y vengo a ganarme la vida honradamente. Ayudénme con cualquier monedita. Dios los bendiga” Dice más o menos el discurso de todos. Y es normal preguntarse: porqué no soy yo el que está allí ganandose la vida en un bus?

La ventanilla en efecto es el único escape a tan desdichado espectáculo y a tan desdichados pensamientos. Te concentras entonces en ver la ciudad, quienes caminan, quienes van en carro, quienes están en los negocios, quienes duermen en la calle. La ciudad y su humo tóxico. La maldita ciudad, símbolo del desarrollo y la modernidad. La ciudad y su gentío. La ciudad y su ruido. Hay algo más parecido al infierno?

Llegas a la casa y entras buscando refugio, y justo en el momento en que tus oídos se apaciguan, tu mente empieza a batallar. El sinsentido de la vida te envuelve en una espiral de pensamientos que terminan por producirte vómito y mareo. Hasta que un estruendoso sonido ensordece y ciega tu cabeza. Como una bomba atómica que es lanzada por algún ser malvado, cuando menos te lo esperas y destruye todo a su paso.

-Silencio-

Respiras profundamente, y en un arranque involuntario, te pones los zapatos de nuevo, la chaqueta y sales a buscar algo. Algo. Cualquier cosa. En un vértigo de colores, la noche con su ruido, la gente y los olores, te acogen al tener que preocuparte sólo por pedir el siguiente trago. Pruebas una tranquilidad momentánea, y sabes que es momentánea. Es así como los placeres, te salvaron de nuevo de una noche de depresión y soledad, exactamente como un Joker. Una semana más que termina en el círculo vicioso que es la vida.

Sí, tengo tiempo para filosofar, pero gracias a Satán…. es Viernes!