Archivo de la etiqueta: amores lejanos

Blanco Vacío

Para los amores lejanos no tengo una palabra de aliento,
nos descubrimos sólo como unos románticos fuera de tiempo
luchando a solas,
cada uno en su rincón,
contra la indolencia del descontento.

Para los amores lejanos tengo sólo palabras que evocan recuerdos,
letras que no alcanzan a habitar el vacío ardiente de la ausencia viva,
de esos ojos,
de esos labios,
de esas manos,
que en medio de la noche me despiertan con su ingrávida presencia.

Para los amores lejanos soy sólo una casa de paso,
una cascada escondida,
una canción en la playa,
una hamaca en la jungla,
un viento suave en la cima de la montaña,
una chimenea en una noche de invierno.

Y a mis amores lejanos entrego todo lo que tengo,
para todos soy hermana, puta y madre,
oráculo, yerbatera y musa
porque aunque del monte vengo,
sé ofrecer una poesía, una música, un conocimiento.

Pero los amores lejanos sucumben ante el peso de la distancia,
ante la soledad del cuerpo,
ante la resignación de toda espera,
y me reencuentro abandonada y sola,
como un episodio aislado en el camino
de mis amores lejanos.

Porque a mis amores lejanos no pido nada a cambio,
soy, entrego y sueño,
crezco, escucho y beso,
consciente siempre de esa esencia que no se junta, no se mezcla
que busca siempre
y que nunca encuentra.

Y quizá sea cierto que nos hemos amado,
y quizá ninguno me olvide,
y quizá alguno volverá a saludarme,
y  quizá algún otro me añore,
y quizá aquél otro recuerde todavía mis ojos encendidos.

Y quizá seré siempre brújula,
estrella del norte,
diosa amazónica,
sueño etéreo de amor perfecto,
sol del caribe,
más nunca destino
porque todos reemprenden el paso.