Archivo de la etiqueta: alimentos

Humanidad, Cómo has cambiado

Anoche estuve en una reunión de despedida, habrían llegado unas 25 personas a disfrutar de una cálida cena en grupo. Todos hablaban, intercambiaban pensamientos y risas. Una velada agradable. El plato fuerte de la noche era una deliciosa carne a la parrilla, algunos como yo, estuvimos deseosos de saborear la jugosa carne, sin embargo me llamó la atención que apróximadamente la mitad de los invitados no comen carne. Y está bien, debe quedar claro que este post no busca hacer una diatriba contra los vegetarianos, por el contrario, son una muestra de cómo en tan pocos años hemos evolucionado.

Pasa que desde el nacimiento del ser humano, nuestros hábitos alimenticios siempre han tenido un rol importante en el desarrollo de nuestras mentes y cuerpos. El fuego por ejemplo modificó nuestra caja dental; de muelas grandes y fuertes para destrozar la carne cruda, a dientes pequeños y finos que mastican alimentos tiernos y suaves. Podrá parecer banal, sin embargo este cambio en nuestro hábito alimenticio, ha aportado ciertamente a la evolución de nuestro cerebro y con ella, a la evolución de nuestros pensamientos. No es tampoco un secreto que la obesidad presentada por los estadounidenses responde a niveles de glucosa (azúcares y grasas) que la humanidad en toda su historia jamás había ingerido. Pues para alcanzar el nivel de glucosa de cualquier dulce moderno, había que comer no sé cuántas cantidades de frutas.

Pero volvamos a los vegetarianos de hoy. Me asombra la cantidad de jóvenes que hoy en día han optado por retirar las carnes de sus dietas. Ayer en el asado, observaba la carne, jugosa, sangrienta, roja, animal y el comerla me hace sentir precisamente, animal, es un sentimiento tan primitivo que recorre miles de años desde el primer simio carnívoro hasta mí. Y este sentimiento primitivo no solamente aflora al momento de comer la carne, sino que permea las distintas instancias de la vida. Quiero decir, estudiemos un poco a los vegetarianos. Suelen ser siempre personas tranquilas, neo hippies (en el buen sentido), personas incluso alejadas de ciertos impulsos animales, que pienso yo, pueden ser propiciados por las distintas propiedades de la carne y por el acto mismo de sentir la sangre animal que corre por nuestros rostros. Y es justamente esta lejanía de nuestros instintos primitivos, lo que me hace reflexionar sobre el efecto que podrá tener sobre nuestros cuerpos, nuestros cerebros, nuestras mentes y nuestras sociedades.

En todo caso, a pesar de haber vegetarianos por diversos motivos; defensores de animales, retractores de las hormonas en las carnes, etc, todas razones válidas, el dejar de comer la carne obedece también a un momento clave de la humanidad. Un momento en el que el ser humano piensa en buscar vida en otros planetas, necesitar del cuerpo lo menos posible, para dar paso a un ser humano mentalmente super desarrollado. Un camino por el que sin duda está transitando la humanidad, como si supiera o presintiera que en algún momento tendrá que comer sólo aquello que brote del suelo, sean granos, hojas, frutos, etc.

Pareciera que en todo sentido, el hombre busca a como dé lugar alejarse de todo aquello que le recuerde su orígen animal, para extenderse como un ser superior al resto. Estoy segura de que muy pocos de ustedes se sienten animales, y que cualquier sentimiento o instinto animal en nosotros es rechazado ferozmente. Pero… por más que quieras, por más blanco y educado que seas, somos y seguiremos siendo parte de una misma naturaleza.

 

Anuncios