Brotar

Si te hubiera amado más
si te hubiera dicho cuánto te necesitaba
si hubiera entendido que tu visión de la vida había atravesado el umbral del ego,
ese espejo clavado en la nada que refleja únicamente la propia cara.
Si hubiera entendido que ya tú estabas del otro lado,
observando el mundo,
observando a mi hermano,
observándome.
Si hubiera tenido la lucidez para ver que ya habías trascendido
y que no me quedaba más que acurrucarme en tu vientre,
dejarme abrazar por la vida en su estado más sublime,
de la vida consciente de su mortalidad,
de la tragedia en estado puro,
cuánto no habría aprendido,
cuánto no nos habríamos amado.
Habría compartido contigo el pan de la vida,
y habríamos comido las dos,
y habríamos sonreído con las lágrimas en los ojos
brotando
como estrellas que se reflejan en la suave corriente de un río.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s