Mañana tal vez

La lengua que dio origen al pensamiento ha muerto.
El pensamiento es el reverberar del pasado.
Cualquier cosa que estés pensando, ya no es parte del ahora.
Como no es parte del ahora la foto que te acabo de enviar.
De cuando alguna vez fui bella.
La belleza, como el pensamiento, se desvanece en el tiempo presente.
El presente no eres tú, mientras no estás.
Porque incluso cuando te pienso, eres ya pasado.
Ahora me estás pensando,
y sientes el impulso de escribirme un mensaje de texto.
El mensaje que llega a mi móvil, sin embargo,
permanece en un tiempo indefinido,
hasta que no lo abra y lo descubra.
Sólo entonces será pasado, al menos para mí.
Pues para ti será prehistoria.
Como las fotos que compartiste en redes,
que son sólo cadáveres del tiempo.
Tiempo muerto.
Tiempo muerto también mi belleza.
De esos ojos ya no queda nada.
Como tampoco queda nada para el futuro.
Quizás este texto,
si no lo lees ahora,
tal vez mañana.

Los comentarios están cerrados.