Inicio

Todo cuanto ha hecho y pensado la raza humana tiene que ver con la satisfacción de necesidades profundamente sentidas y la mitigación del dolor. Toda comprensión sucede siempre en retraso, y se inaugura en procesos inconscientes mucho antes de que su contenido consciente pueda ser formulado de forma racional. Mientras más claramente nos damos cuenta de esta limitación, tanto más fácilmente ésta puede ayudarnos. El gran libro de la naturaleza está escrito en lenguaje matemático, pero es el sentimiento cósmico religioso lo que constituye la más fuerte y noble motivación de la investigación científica. El mundo es grande, magnífico y hermoso, pero la imagen científica del mundo es muy deficiente. Una minúscula motita en medio del tiempo inconmensurable, en medio incluso de los miles de millones de años finitos que hemos aprendido a determinar. La ciencia proporciona una cantidad de información sobre los hechos, reduce toda experiencia a un orden maravillosamente consciente, pero guarda un silencio sepulcral sobre todos y cada uno de los aspectos que tienen que ver con el corazón, sobre todo lo que realmente nos importa. De dónde venimos y hacia dónde vamos? Somos solamente espectadores. Somos, según todas las apariencias, algo tan accidental, tan alejado del esquema fundamental del universo, que a priori lo más probable es que, cualquiera que sea el significado global del universo, éste trascienda nuestra limitada experiencia humana. En un modelo de mundo que se hace accesible sólo al coste de eliminar de él todo lo personal, no puede caber un dios personal. No encuentro a dios en ninguna parte del espacio o del tiempo. Pero, al decirlo, salta el reproche de aquellos en cuyo catecismo está escrito: dios es espíritu; radical, total, absoluta e igualmente inmanente tanto en cada partícula, como en la suma del todo. El alma puede percibir estas imágenes primigenias, por medio de un instinto innato; ideas preesxistentes en la mente divina e impresas en el alma humana.  El ego es idéntico al todo y por eso no puede contenerse en él como parte de él. Yo estoy en el este y el oeste, yo estoy encima y debajo, yo soy el mundo entero, un mundo independiente creado de la inteligencia pura. La doctrina de la identidad viene reforzada por el hecho empírico de que la conciencia nunca se experimenta en plural, solamente en singular. Si afirmamos que no puede haber más de una conciencia en la misma mente, tal afirmación suena a pura tautología; somos totalmente incapaces de imaginar lo contrario. Tenemos que confesar que nos vemos aquí enfrentados a una de esas típicas antinomias que provienen del hecho de no haber conseguido aún plasmar una perspectiva lo suficientemente comprensible sobre el mundo, que incluya la propia mente, creadora de la imagen del mundo: de manera que la mente no encuentra sitio en ella. Sólo el individuo está dotado de alma. Ni siquiera la divinización de la humanidad, como totalidad abstracta, sería acorde con el espíritu que encierra este mismo ideal. Y el sumo destino del individuo es servir, antes que mandar o imponer su voluntad del modo que sea. Mirando la esencia más que la forma, estas últimas palabras expresan la real democracia. No importa si el mundo existe en mi mente o en la de cualquier otro espíritu creado, – o no – su objetividad proviene del hecho de subsistir en la mente de algún espíritu eterno. La materia, sea lo que sea, es una versión substraída, reducida o condensada de la idea, sea lo que sea. Haciendo parte de la naturaleza, somos parte del misterio que intentamos resolver. Nos hemos encontrado con una huella extraña en las playas de lo desconocido. Hemos inventado, una tras otra, las más profundas teorías tratando de explicar su origen. Al fin hemos podido determinar la criatura que dejó la huella. Y vean! La huella es nuestra!

Una respuesta a “Inicio

  1. La palabra inicial.
    El punto final.
    Aquì empieza y aquì termina todo discurso.
    Todo discurso empieza aquì, y aquì termina.

    Gracias por esta huella extraña.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s