24 horas de imperfección

Esta mañana desperté como todas las mañanas. Cero actitud. No digo positiva o negativa, sólo digo cero. Ninguna. Cuando uno se levanta así lo mejor del día es no vivir el día. Olvidarse de ser alguien para el planeta. Ser absolutamente anónimo y será por esto que odio tener que dejar de ser anónima, es decir el protagonizar por alguna razón alguna cosa, una discusión, un reto, una competencia, un cariño, todas acciones que se realizan con otra persona, con el otro, con alguien más que se hace escuchar, me aburre. Me escandaliza que mi nombre sea pronunciado por los demás, lo que quiere decir que me conocen, que saben quien soy, paranoia, miedo, desesperación. Me río, esta sensación me parece terrible. Y bueno como les decía, así me desperté hoy, queriendo ser sólo un computador más, un árbol, un perro, un bus más, un objeto inerte para la sociedad, y en realidad trato de conseguirlo. No tener que hacerse ver por los demás. Caminar con la mirada siempre hacia el piso. Tratar de no hacer ruidos de ninguna especie, incluyendo las palabras. Incluso el tratar de mimetizarse con las paredes, no usar ropa muy clara y llamativa. “El que de amarillo se viste a su belleza se atiene” dice el viejo refrán. No salir del gris o el negro, mantenerse oscuro para los demás, un hueco negro donde no quieren caer. Y bueno, otra vez está lloviendo. Caminar es complicado. Pero aún se puede, así que con impermeable comencé mi camino. En estas condiciones creo que es muy posible el mimetizarse en la ciudad, hay poca gente en la calle, todas paralizadas debajo de un techo esperando que pase la lluvia, con el impermeable y unos zapatos buenos es posible andar tranquilo para hacer ciertas observaciones. A veces cuando observo a la gente, me doy cuenta de que no existo para ellos, en ningún momento se distraen de su mente, tampoco cuando hay alguien que los observa. El ser invisible, o mejor, el sentirse invisible, Grata sensación. No dar ninguna señal para ser descubierto, mantener el rostro apacible, no emitir juicios, el no emitir opiniones, tampoco estados de ánimo, ni muchas intimidades. Necesariamente debemos ser alguien? identificarnos con algo? Por el sólo hecho de haber nacido en una sociedad que te obliga a “ser alguien”, ser “reconocido” por algo malo o bueno, no importa, simplemente ser reconocido por muchas personas, más de 10 entiendo. Crear un nombre y una cara para los demás, convertirnos en una imagen mental –incluso para nosotros mismos?-recién leí que la timidez fue declarada una enfermedad mental. De dónde viene nuestra pasión por la “fama” en cualquiera de sus dimensiones. Claramente viene de los griegos, existía la diosa Feme, cuya representación romana era Fama (súper creativos los romanos!) y personificaba el chisme y la reputación, vivía entre las nubes y se divertía creando desacuerdos entre los humanos. Los dioses, antes como ahora, se dedican a jugar con nosotros, con nuestra imperfección. Nosotros ante el incierto no nos queda más remedio que exponer nuestras vulnerabilidades para que luego alguien más juegue con ellas. Así somos, seres imperfectos tratando de hacer lo mejor posible para matar el tiempo.

Aprendemos cosas y ahora también podemos “desaprenderlas”, como si nunca hubieran dejado su huella por nosotros, como si no hubiésemos evolucionado gracias también a todas esas cosas que en algún momento, quizá lejano, de nuestra vida, aprendimos. Como si fuese tan fácil. Lo que hacemos en cambio, es construir sobre lo que hemos construido hasta ahora. Un aprendizaje sobre otro, que en conjunto pueden llegar a ser un alto edificio o una pequeña choza. Ninguno mejor que el otro. El vacío de aprendizaje puede resultar también bello, la simpleza más básica de una tranquila y relajada mente en blanco. Como esa gente que tanto quiero y que tanto recuerdo, básicos, elementales, sin mucha educación, que logran con gran sencillez comprender el sentido de la vida, ser fiel a él y a la tranquilidad. Personas que no necesitan de palabras refinadas para hacer comprender al otro, personas que logran transmitir con sus vidas la humildad y pequeñez del ser humano. “Esto que soy es lo que somos, no hay nada más, sólo personas como tu y como yo” dicen con tan solo una mirada de pronto extraviada, de pronto concentrada, pero siempre concientemente humana. Encuentro en ellos ese espíritu atrapado dentro de mis pensamientos y mi ego, para ellos, la simpleza de la vida, se reduce al delicado equilibrio que sostiene una hoja pegada al árbol en el otoño tardío, cuya esencia es la misma esencia de la vida, mágica y fina, pobre y sencilla, alejada de las complicaciones del pensamiento de los “atormentados” de la historia universal, los que nunca pudieron entender y se mordieron los codos buscándole la quinta pata al gato. Los que corrompieron la vida utópica en algún momento con una demoníaca y pecaminosa sed de curiosidad, los que decidieron retar el secreto. Cuando hay secreto, la respuesta está asegurada sólo hay que descubrirla. Pero a veces sucede de sentirse frustrado ante la ferocidad con la que está resguardado este secreto. Ok, me olvido del secreto, no voy a pensar más en él, me repito cada mañana para tratar de vivir con un poco de alegría. Pero confieso que no lo consigo. Esta mañana me he despertado sin ganas de jugar el juego, pero no hay alternativa, acá estoy respirando y pensando. La tierra no me pidió permiso para dar una vuelta más sobre su órbita. Comienza un nuevo día, no sé mucho sobre el sentido de la vida o sobre el cómo vivirla, lo único que sé es que acá estoy, sola, enredada y desanimada…

 

2 Respuestas a “24 horas de imperfección

  1. … non si fa così. Apri una porta, lasci intravedere qualcosa e poi la richiudi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s