17:38 UIO

Acá estoy. Mientras tanto miro por la ventana la ciudad que se come la montaña, el cemento que cubre el verde. La lluvia ya no cae sobre las hojas de los árboles, o el pasto, ahora resuena fuerte sobre los tejados de zinc, ya no tiene nada que regar para ver crecer, ya no cumple su función de vida, salvo alimentar a esos seres silvestres que tratan de sobrevivir en un ambiente tan hostil; donde los sonidos no cesan ni de noche ni de día, donde el peligro corre sobre cuatro ruedas, donde los seres bípedos cagamos y cagamos millones de toneladas de desperdicios, donde las venenosas moléculas de dióxido de carbono viajan como una masa gaseosa que se queda impregnada en las paredes de las históricas casas  del centro y en las paredes de los pulmones… y aún así cada mañana escucho los pájaros. Quisiera saber dónde se esconden por el día, que ni se dejan ver.

Por la noche, en cambio, debo dormir de un lado de la cama donde la luz de la calle no me alumbra la cara. Debo tratar de conciliar el sueño entre el ruido de los automóviles, sus bocinas, llantas, aceleradas, frenos, choques. Pero la cosa peor de todas, en absoluto, es ese hombre barbudo y viejo que se sienta en la acera cruzando la calle del condominio, a quien veo sólo de noche, que carga consigo dos palitos de metal, algunas herramientas, o varillas, no lo sé, y que las golpea entre ellas obteniendo el sonido de una gota de agua que cae. A partir de las 10 de la noche comienza a marcar el ritmo del tic tac del reloj, hasta que de repente para, así que respiro profundo y trato de conciliar el sueño, me relajo, y cuando lo voy consiguiendo, cuando me aproximo más al sueño, comienza de nuevo. A veces logro conciliar un poco de sueño, pero me despierto cada rato a controlar el reloj, y me doy cuenta que sólo he dormido 10 minutos, o 15 y en el mejor de los caso 45.  A veces creo que se duerme él también entre sonada y sonada, o puede ser que simplemente sabe que la interrupción del sonido no permitirá un sueño adecuado, para el barrio y para mí.

Nunca vi a este hombre de día, cuando me despierto para ir a trabajar, a las 5:30 de la mañana ya se ha ido, antes de que aparezca el primer rayo de luz. Dónde vive este hombre? Dónde se refugia cuando llueve? Cuando hace tanto frío como ahora… Me gustaría una noche confrontarlo, saber qué clase de ojos tiene, qué razón secreta e intíma guarda este sujeto para realizar su ritual nocturno. Qué clase de placer encuentra en inquietar y disturbar al otro, sobre todo en un momento tan importante como el descanso,  porqué habrá elegido ese sonido similar a la gota de agua, usada incluso para torturar rehenes. Creo que nos hemos convertido en rehenes de su imaginación, la perversión de saber que de alguna manera pequeños actos como ese pueden arruinar el día, el mes o el año de alguien, de un desconocido. Trato de continuar escribiendo, de continuar pensando, pero no logro aislarme del insoportable ruido. Una alarma, las ruedas de los buses, la nevera, la gente que murmulla, una bocina, y en el último plano sonoro el trino ahogado de un pajarito buscando a su hembra. No existe paz alguna en esta ciudad, todos van deprisa a sus casas después del trabajo, olvidarse del mundo exterior, pero eso a la ciudad poco le importa. A la ciudad y a los locos que andan por las noches perturbando el único momento de “silencio” de nuestras miserables vidas de citadinos. Una lógica tan alejada de la de aquél pajarito que no se cansa de trinar, de alzar su voz en el terrible rugido de la ciudad.

Veo que el cielo se ha ennegrecido, una nube inmensa ha comenzado a ocultar la montaña – o ciudad -. La temperatura baja un poco más el sol comienza a ocultarse tras el volcán. Yo sigo acá… esperando algo.

Una respuesta a “17:38 UIO

  1. La mujer es más amarga que la muerte

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s