Es tarde y no me salío. Me cago en el título.

Día frío. Después del trabajo vuelvo a casa con ganas de escribir algo. De celebrar el reencuentro con la soledad. Me siento y me dispongo a pensar. Pero como siempre mi cuerpo se queja de algo, esta vez se queja de hambre, así que bajo a comprar alguna porquería en la tienda de la esquina y de paso pongo a lavar la ropa. Dejando la ropa en la lavadora me dirijo a la tienda, en el camino no desvío la mente de ciertos pensamientos que vienen picándome el cerebro, como por ejemplo, el nivel en el que los unos nos contaminamos a los otros con nuestros egoísmos, es como si cada quien quisiera vivirse su propio sueño olvidándose que al final todos construimos este sueño juntos. Pero… Debemos necesariamente olvidarnos de nuestras cotidianidades? O debemos entonces ir vestidos de blanco ofreciendo sonrisas y flores a todos como flotando en una nube de infinita tranquilidad? Aparentar que amamos a toda la gente, que somos felices necesariamente, o que de un día para otro todos nos convertimos en monjes y vivimos en un paraíso de  sabios y gente de buena onda con un mismo ideal y hacemos todo con elegancia y que nuestras vidas son felices y que no existe desconfianza y resultamos todos siendo una gran manada de “seres superiores” juntos que son la evolución de la raza y que viven en un gran jardín de amor y paz. En realidad voy buscando “gente de buena onda” en la vida? Qué rayos significa eso? No hay derecho a estar de mal humor? Buscamos un mundo compuesto de illuminati?  Hecha la tarea volví al departamento a tratar de escribir algo, depronto una elegía al pequeño espacio metafísico en el cual vivimos, una franja entre el universo de la física y el universo de dios, que a su vez se coquetean entre sí constantemente sumergidos en un mar cálido de completo y puro entendimiento y equilibrio juntos. Y nosotros todavía vemos un horizonte, y creemos que es posible llegar hasta el abismo donde termina esa línea. Aún creemos en las columnas de Heracles, hasta allí llega nuestra visión de lo que apenas conocemos y preferimos quedarnos cómodos en la seguridad que brinda la tierra firme, el reino de lo conocido. Lo desconocido está justo allí, pero se nos olvida que interactuamos constantemente con lo que desconocemos, y me temo, que es más lo que desconocemos de lo que conocemos. Me pregunto qué hay que hacer para adentrasrse en el mundo de lo oscuro de lo desconocido, qué se necesita para traspasar el umbral? Es hora de sacar la ropa de la lavadora y  ponerla en la secadora, de paso bajo la basura también, entonces bajo del cuarto piso al primero a hacer mis deberes interrumpiendo mi escrito por un momento pero de seguro no mi reflexión, esta vez ya a oscuras y bajando con precaución las escaleras, continúo pensando esta vez en cuánto nos debemos a la cotidianidad, lo que vivimos de modo tangible permeará siempre nuestro mundo interior, y bueno muchos dirán jactarse de vivir desprendidos del cuerpo y de las adversidades de la vida física y de ser fortalezas de hierro contra el mundo exterior a quienes nada afecta. Pero puede ser del otro modo, no? No nos afectará el hecho de nacer en ciertas condiciones? Del tener la suerte en este mundo social o colectivo del que hacemos parte de nacer con parte de la vida resuelta, digo, en cuestiones de pura sobrevivencia? Deber cumplido. Retorno a mis escritos. Subo las escaleras y me doy cuenta de que puse la basura en su lugar pero me olvidé de sacar la ropa de la lavadora y de ponerla en la secadora. Justo antes de abrir la puerta me percato del descuido. Entonces bajo, teniendo siempre un poco de precaución en las escaleras porque están mojadas. En el preciso instante en el que el pie derecho de mi pensamiento pisaba el último escalón de la empinada escalera con alguna nueva pregunta existencial, alguien aparece en el panorama. Quién? Mi mente necesita un par de segundos para identificar al personaje, antes de lograr alguna conjetura ella mueve los labios parece que quiere comunicar algo. Quién eres? Me pregunta ella. Qué? Digo yo. Quién eres? Repite ella. Ehhhh… no logro dar una respuesta. Qué se supone que debo decir? Pienso mientras ella me mira atónita. Vivo aquí, es la mejor respuesta que le doy. Ya sé que vives aquí, dice ella. Christu! Eso fue lo mejor que le pude decir y ahora qué le digo? Pienso. Soy Cecilia, digo un poco confusa. Sí me dijeron que eres Cecilia y vives en el 8 con Cristina, eres la que trabaja en la radio, colombiana, no? Dice ella. Un momento! Necesito comprender esto… pienso mientras la miro estupefacta… Sabes perfectamente los detalles de mi vida, y aún así me preguntas que quién soy? Pero qué demonios se supone que debo responder a semejante pregunta? Pienso. No sé cuánto tiempo pasó realmente mientras miraba su larga y blanca nariz al tiempo que pensaba todas estas cosas. Tengo que bajar, chao! Dice y se va. Rompe mi nube de pensamiento. Trato de sacar alguna conclusión, de analizar lo que acaba de ocurrir. Pero me confieso a mi misma que no tengo ni ganas ni necesidad en pensar en esto. Qué tenía que hacer? Mmmm…… Sacar la ropa de la lavadora y ponerla en la secadora. Lo hago inmediatamente y subo con premura al departamento. Ahora estoy escribiendo todo esto, el texto tomó su rumbo, o la vida? o mi mente? Cuántas posibilidades habrán existido de otros textos posibles de otras vidas posibles? Sin embargo este es el texto final, con vida y orgullo propios. De todas esas posibilidades esta fue la ganadora, o quien sabe, si todas esas vidas y posibilidades posibles conviven paralelamente. O quien sabe si este no fue el sueño que tuve anoche o que tendré esta noche. Bueno. Creo que la intención primera del día está cumplida. Ahora ya es hora de cenar. Tengo hambre de nuevo. Todavía no le puse título, algo se me ocurrirá a lo largo de la noche. Espero.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s