Huésped sin Sombra

La noche turba a las almas solas, se adentra en lo profundo de sus miradas vacías, hace orgías entre demonios en el infierno de sus soledades, se embriaga con su sangre oscura, elixir primario de la muerte. Las aniquila antes de parirlas de nuevo. Sentir el vacío, la soledad del alma, el ser un outsider del grupo alegre de la gente satifecha,  es un sentimiento o una condición que nunca nos abandonará. No importa cuán feliz, exitosa o rica podamos llegar a ser, esta maldición se quedará adentro siempre.

La ausencia de todas las cosas a las que alguna vez amé, la mayoría recuerdos de la infancia -de cuando tenía la mirada inocente- el tiempo la ha llenado con vacío. Tiempo inclemente, constante rechazo a la eternidad, todos los días son solamente un No a la muerte, un Sí a la vida. Cual de las dos es la más leal? La que nos aguarda paciente así no la conozcamos, o esta de la cual conocemos bien todos sus cuchillos? Amar la vida termina siendo amar la conciencia de la vida, la imagen que tenemos de ella en nuestras mentes, la abstracción, ego. O en palabras de Ciorán: Si el más profundo yo pudiera hablar, diría “quiero ser alabado”. Alabar la vida es alabarse a sí mismo. (Yo no lo logro, odio la vida como a mí misma) Las almas solas conviven en una disputa permanente con la vida. Un reto a muerte.

Aquí me tienes, aquí me trajiste, ahora qué quieres? Eres una Puta y te odio! De no ser por la muerte que compra tus caprichos no valdrías nada. Le grito a la vida cada día.

Las almas solas aman contemplar el transcorrer lento y delicado de las nubes sobre las montañas, sumergirse en el sonido nostálgico del violín, saborear lentamente en sus labios el sabor del vino tinto, momentos en los cuales los demonios de la conciencia descansan. Las almas solas aman bailar con la muerte, descender a ella por las noches, habitar su castillo sin miedo a la oscuridad total, lamer sus pies, descomponerse lentamente en su lecho de hojas secas amontonadas por el viento. Como en este tierno instante.

Mañana me desperté y me vi acostada en mi cama, acurrucada como una pequeña cuando duerme plácidamente. Nunca antes pude dormir con los ojos cerrados.

Nada deja mi paso por la tierra.                                                                                                En el momento del callado viaje                                                                                                he de llevar lo que al nacer me traje:                                                                                        el rostro en paz y el corazón en guerra.

Ninguna voz repetirá la mía                                                                                                             de nostálgico ardor y fiel asombro.                                                                                          La voz estremecida con que nombro                                                                                         el mar, la rosa, la melancolía.

No volverán mis ojos renacidos                                                                                                de la noche a la vida siempre ilesa,                                                                                             a beber como un vino la belleza                                                                                                  de los mágicos cielos encendidos.

Esta sangre sedienta de hermosura                                                                                        por otras venas no será cobrada.                                                                                                  No habrá manos que tomen, de pasada,                                                                                  la viva antorcha que en mis manos dura.

Ni frente que mi sueño mutilado                                                                                                recoja y cumpla victoriosamente.                                                                                 Conjuga mi existir tiempo presente                                                                                               sin futuro después de su pasado.

Término de mí misma, me rodeo                                                                                              con el anillo cegador del canto.                                                                                               Vana marea de pasión y llanto                                                                                                   en mí naufraga cuanto miro y creo.

A nadie doy mi soledad.                                                                                                            Conmigo vuelve a la orilla del pavor, ignota.                                                                                                                                                Mido en silencio la final derrota.

Tiemblo del día. Pero no lo digo.

– Meira Delmar

Una respuesta a “Huésped sin Sombra

  1. “A nadie doy mi soledead!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s