Zizek es mi banquero

Sí, lo sé que el título de este post puede parecer algo absurdo, pero más absurdo les ha de sonar que es literalmente cierto. El cine es mi pasión, es mi escape, es el libro de mi vida, es mi estudio, mi guía espiritual. Hace un par de meses encontré en la tiendilla de películas,  “Freak Show”, algo que apenas lo vi supe que tenía que verlo. Un documental en el que el filosofo popstar Slavoj Zizek, hace un análisis psico-filosófico de algunos clásicos del cine. El documental se llama “Guía de cine para pervertidos”.

Tiempos después invité a mi amigo chileno a ver el documental a casa, esa fue la última vez que vi el DVD, era de esperarse que mi amigo se lo llevara, visto que es una joya. El punto es que desde ese momento, mi sueldo mensual lo guardo o lo escondo, en la caja de Zizek. Grande sorpresa la mía al encontrarme con que Zizek había viajado a Estados Unidos a dirigir algunas palabras al movimiento “Occupy Wall Street”, pero que hemos escuchado todos los que no hacemos parte de ningún movimiento en específico, sino de la gran masa de personas inconformes con la vida que llevamos gracias a esta esclavitud del siglo XXI, y que por supuesto estamos en contra del acaparamiento de la riqueza. Pero no hablemos de política, llamémosle “filosofía”.

En medio de toda esta energía humana que se levanta en el mundo y que muchos acreditan a las profecías mayas que hablan no del fin de la tierra, sino de cambios en los movimientos del universo, o bien quitándole el misticismo “indígena”, a las explosiones solares, o simplemente al cambio de era, hay ciertas inquietudes que me surgen alrededor de los popstars que emergen de este caos, sea el caso de la Vallejo o del mismo Zizek. Figuras humanas que si bien hayan nacido sinceramente bajo la luz de una intención genuina, se han comercializado a puntos, que en el caso de Camila Vallejo, son preocupantes o perturbadores. Un marketing de una joven bella, inteligente, de clase alta que abraza el marxismo. Y que de no ser por su belleza, otro habría sido el rumbo del movimiento estudiantil chileno. El caso de Zizek es distinto, por su panza.

Pero bueno, no me molestan este tipo de cosas sabiendo de antemano la fascinación del ser humano por buscar ídolos, caciques y princesas. Y menos me molestan si su finalidad es real y positiva. Sin duda y siempre lo supe, estamos viviendo un período de ruptura, hay muchos dormidos, pero la llegada del ser humano 7.000.000.000 no es un asunto menor, y mucho menos cuando yo aún recuerdo el momento en el que llegamos a 6 mil millones. El llegar a ser 7 mil millones de humanos (o plaga) en el planeta, no es poco, pues traerá como ya hemos visto, consecuencias importantes para el equilibrio de la tierra y de todas las especies que viven en ella. Yo sólo tengo una palabras para decir, y la digo exactamente como la diría mi abuela: “Avíspate!”

Me pregunto si a todas estas la revolución mental es real. Sin duda algo se está dando lentamente, pero como todo, y usando palabras del filosofo popstar este movimiento también se puede volver carnaval, y sólo nos quedará al día siguiente la vergüenza en los ojos. Somos una masa deforme y con una conciencia colectiva que aún es muy pobre, y la que hay, estúpida o demasiado drogada y borracha con Lady Gaga y miles de otros espejos hipnotizadores. Sin embargo hay individuos, y en ellos deposito mi esperanza. Los dejo con una parte del discurso de Zizek en Wall Street:

Entonces, ¿qué hacemos aquí? Déjenme contarles un maravilloso chiste de los tiempos del comunismo. Un tipo es enviado de Alemania Oriental a trabajar en Siberia. Él sabía que los censores iban a revisar sus cartas, asi que les dijo a sus amigos: “Hagamos un código. Si escribo una carta con tinta azul, todo es verdad. Si la tinta es roja, es todo falso”. Un mes después los amigos recibieron la primera carta, en tinta azul. Decía: “Todo es maravilloso aquí. Las tiendas están llenas de buena comida. Los cines exhiben buenas películas occidentales. Los apartamentos son grandes y lujosos. Lo único que no se puede conseguir es tinta roja”. Asi vivimos; tenemos todas las libertades que queremos, pero no tenemos tinta roja: el lenguaje para articular nuestra no-libertad. La forma en que nos enseñan a hablar acerca de la libertad -la guerra contra el terrorismo, por ejemplo- falsifica la libertad. Y esto es lo que ustedes están haciendo aquí: nos están dando tinta roja.

Pero hay un peligro. No se enamoren de ustedes mismos; lo estamos pasando bien, pero recuerden que los carnavales salen baratos. Lo que cuenta es el día después, cuando todos tenemos que volver a nuestras rutinas ¿Habrá cambios entonces? No quisiera que en el futuro ustedes recordaran estas jornadas asi como “éramos jóvenes y todo era hermoso”. Recuerden que nuestro mensaje básico es: “Estamos autorizados para pensar en alternativas”. Hay un largo camino por delante, lleno de difucultades. Sabemos lo que no queremos, pero ¿qué es lo que queremos? ¿Qué organización social puede reemplazar al capitalismo? ¿Qué tipo de líderes necesitamos?

Anuncios

3 Respuestas a “Zizek es mi banquero

  1. Habìa leìdo la intervenciòn de Zizek a Wall Street en el ultimo numero de Internazionale – y habìa pensado en ti.
    (Ademàs, me habìa encantado esta historia de los censores en Siberia).
    El tema es que no se puede escapar de la sociedad del espectaculo.
    Que lo querramos o no, todo lo que dijo Guy Debord se hizo realidad.
    Cualquier mensaje, cualquier revolucion colectiva, tiene necesariamente que pasar segun unas caras màs bonitas o unas panzas màs prominentes para ser compartidos y enbellecidos con los “me gusta” en nuestros facebook.
    Qué se puede hacer?
    nada.

  2. Interesante este artículo. La verdad no estoy muy de acuerdo con Tanaria Libera cuando dice que no se puede hacer nada; creo que si fuese así nuestra vida misma carecería de sentido. A pasado que cuando las masas se levantaron a decir basta se enamoraron de su supuesta vanguardia y como vos decís, esos lideres se enamoraron de si mismo. Con el correr del tiempo sus caras carecen de sentido, y son un producto cultural, creo que el ejemplo más claro de esto es Ernesto Guevara. No hay que sentarse a decir que nada queda por hacer, eso es no mirar miles años de historia. Celebro este blog, habrá cosas en las que no coincidimos, pero el consenso absoluto no es condición sine qua non para el cambio. Saludos desde http://compartirlectura.wordpress.com/ Misiones, Argentina.

  3. Compartir Lectura, estoy muy contenta de saber que alguien me lee en la hermosa Argentina, dónde viví en 2009. Un saludo especial desde Quito, Ecuador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s