Porca Miseria

Para algunos la profundidad del pensamiento resulta ser un dote divino. Para algunos otros no representa absolutamente nada. Y para algunos pocos, poseedores de tal regalo, a veces puede resultar fatal. Tratar de explicarse en el bus innumerables veces porqué la vida humana es como es, sobretodo cuando un niño de 8 años sube a vender caramelos, no resulta agradable. Tratar de comprender las minúsculas pero abismales relaciones entre la física y la imaginación puede ser una verdadera esclavitud. Preguntarse a sí mismo el porqué del camino, de las soledades y de la malparidez cósmica cada mañana al despertar, no es siempre bello.

Encuentra entonces uno miles de libros de autoayuda “How to be Happy” que se refieren una y otra vez a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, pero y acaso no es escalofriante el misterio profundo que encierra cada una de esas cosas, y el descubrir cuán lejos estamos de la verdad? No es siempre grato descubrirnos en nuestra nimiedad, observando a nuestros pares maravillarse por aquél perfume caro, o poniendo cara de seriedad cuando se habla de fútbol o de política, o viendo al papa con túnicas de costos exorbitantes, entre miles de absurdos más de nuestra patética raza humana. Acaso no es esto desesperante? Acaso no despierta en nuestras mentes algún tipo de claustrofobia?

Estoy apunto de cumplir 23 años, lo sé que son muy pocos, pero con toda honestidad la mayoría de los días de mi vida, sino todos, siento que en estos años la vida no ha logrado sorprenderme, por el contrario cada día es una decepción profunda sabiendo perfectamente lo que pudimos ser y que no somos. Pesimista? Puede ser. Realista? Sin duda. Pero por favor, soy la única persona a la que le pesa la existencia? Soy la única persona que cada día se convence más de lo absurda que es? Vivimos en un mundo en el que si una persona tiene un amigo imaginario es llamado demente, pero si miles de personas tienen un amigo imaginario, esta demencia se convierte en catolicismo, y vaya que es peligroso y demente. El mismo mundo donde el 1% de la población guarda las riquezas del mundo y pueden ser felices, mientras el 99% restante debe esclavizarse para comer y tratar de vivir dignamente, resaltando claro que el 50% de este 99% no lo logra.

Hasta ahora la mayor parte de mi vida no he sido conciente del lugar a donde he venido a parar. Por lo tanto, digamos, era feliz. Pero una vez convertida en una persona racional, amigos míos, perdonenme pero lo que he encontrado no ha podido ser peor. “Agradece a Dios que tienes un techo y algo de comer” me diría mi abuela y quizás las suyas. Y sí, no me muero de hambre, porque cada día en lugar de cultivar mi cerebro en actividades que llenen mi espíritu, debo levantarme a cumplir deberes que hago simplemente porque…. no hay de otra. Me cuesta tanto creer que vengamos al mundo para ser esclavos de un sistema que gira entorno al trabajo no gratificado, al trabajo, no aquél que compensa nuestras almas y nuestros cuerpos, sino que denigra nuestra capacidad intelectual y que muchas veces nos obliga a agraviar al prójimo. Nos jactamos de ser la especie superior del planeta, demasiado raros y especiales para ser simples animales. Pero señores, acaso esta organización jerárquica tipo “macho-alfa-dominante” no es completamente obsoleta y entre otras cosas animal?

Es normal que ahora jóvenes y filósofos se metan a discutir la “identidad” del ser humano, a destruir cualquier tipo de canon que nos ligue a algo. Buscamos a cómo de lugar ocultar y rechazar cualquier tipo de comportamiento que sea malo, sólo quitando los rótulos, cómo si quitando la etiqueta desapareciera el defecto. Pero está la solución en simple verborrea sin sentido? En negarnos a nosotros mismos como individuos culturales que somos, para situarnos en algún punto des-socializado del ser humano? Creo que el tema no va por ahí, estos son sólo asuntos menores. El problema del hombre y de la mujer, va mucho más allá de las palabras que usamos, que son finalmente herramientas para autoexplicarnos y compartir nuestra existencia con el otro. Nuestro problema es intrínseco e innato… el problema es nuestra esencia… o mejor, el no comprenderla aún.

Entonces cada día que me despierto es una nueva oportunidad que yo como individuo le doy al mundo, al universo, al tiempo, a las matemáticas de sorprenderme. Pero sólo basta con caminar por la calle para entender que el asunto sencillamente no funciona, como dijo un viejo campesino de montaña “famo schifo adesso”… damos asco. Y lo decía porque su forma de vida se estaba viendo afectada por los otros, por el poder. Por no poder vender sus productos, porque su trabajo en el campo ya no representaba el goce que alguna vez era, porque hoy los jóvenes de su tierra andan en autos lujosos y en raves, porque ya nadie se encuentra en la plaza sino en el internet. Porque incluso eso que nos hacía enloquecer y sentirnos vivos, el amor, resultó también ser un fraude.

Entre más pasa el tiempo la tecnología en lugar de ser una herramienta para el crecimiento, más se convierte en una máquina hipnotizadora; entre más nos convencen de que la vida se hizo para buscar la felicidad, más banales somos; entre más nos desligamos de la naturaleza, más inútiles somos. Entre más pasa el tiempo, menos nos reconocemos… y la existencia simplemente…

La existencia simplemente nada.

Una respuesta a “Porca Miseria

  1. Leo en estos días “el mundo de Sofia”. El profesor de filosofía Alberto Knox escribe a Sofia que los adultos, viviendo, pierden la capacidad de sorprenderse. Pero es fácil sorprenderse delante a una naturaleza misteriosa y potente, mucho más difícil en una sociedad tan antropologizada y decadente como la nuestra. Me siento como en un rio con mucha agua y corriente, bajo a toda ostia intentando mantenerme a flote y no tragar demasiada agua. En esta incomoda situación es casi imposible pensar si la dirección a donde voy me agrada o no y aún más difícil es salir del puto rio. Hay que intentarlo!!! Hay que salir del rio y empezar a pasear disfrutando del mundo, del cielo y del sol. Pero existe vida fuera del rio? El paisaje no puede ser solo hecho por imágenes liquidas que escurren a toda velocidad en esta corsa loca que estamos haciendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s