Welcome to Héxpoli

Como todas las mañanas don Patricio se levantó para ir a trabajar en el norte de la ciudad. Aún le quedan unas 2 horas de camino para llegar a su destino: la embajada de Egipto, donde se desempeña como jardinero. Ana, una joven estudiante hermosa y rebelde, lucha contra la sensación de poner el pie fuera de la cama en aquellas mañanas gélidas y con neblina. Ese día a doña Mary le comenzaba la bronquitis aguda que meses después le quitaría la vida. Todos siempre fueron muy resistentes al frío, sin embargo desde el año pasado el invierno estremece la ciudad como, al menos ellos, no habían visto nunca. Este invierno a diferencia de los otros era más húmedo, más nebuloso, más fatigoso, costaba mucho adaptarse a él;  las madrugadas de neblina densa, la mañana con un sol fuerte, abrumador, caliente, el medio día nublado de nuevo y muy frío, y la noche… húmeda y glacial. Nadie lo comprende, por momentos muy cortos se llega a estar bien, pero la mayor parte del tiempo se está maldiciendo. Como ahora.

Hoy al señor Alejandro le apareció el hijo que tuvo alguna vez con una mujer, hace 38 años, y que por cuestiones de la vida ella lo alejó de él, una vez nacido. Alejandro nunca supo cómo se llamaba o dónde estaba.  Pero hoy regresó del olvido. Hoy Esteban se levantó de la cama con la verga dura como le viene pasando desde hace 3 años, como todos los días se despertó para ir a escuela, entró a la ducha y abrió el agua cliente, mientras esperaba a que se calentara se sentó en el inodoro y comenzó a masturbarse exquisitamente. Ese día su madre confundió la hora y entró al baño creyendo que era más temprano y que Estaban aún dormía, como era lo usual, medio sonámbula con los ojos aún entrecerrados abrió la puerta del baño sin pensar y con la orina en el último milímetro de su uretra, pegó un grito con tal fuerza que su orina le corrió entre las piernas, momento justo en el que Esteban tenía su orgasmo. Esteban nunca olvidará este día. Su madre, tampoco.

Hoy un joven informático, parte del grupo que trabaja en contra de su voluntad en una empresa X por un sueldo minúsculo, se encontró con que la página web de esta empresa, su responsabilidad, amaneció hackeada. Un reto para él en una vida plana y aburrida. Hoy Florencia conoció a Gabriel en el cine, los dos eran los únicos espectadores de la película. Los únicos dos espectadores de la película se quedaron dormidos a 4 metros de distancia en el mismo momento. Al finalizar la película Gabriel se despertó y alcanzó a ver el preciso instante en que Florencia abría sus ojos con molestia cuando prendieron las luces de la sala. Salieron al frío y a la lluvia, caminaron en la misma dirección, hasta que Gabriel le habló a Florencia, sobre lo que a ella más le gusta; mecánica cuántica. Hoy Juliana salió de su casa al mercado a comprar los ingredientes para el almuerzo de sus niños, mientras elegía entre comprar detergente para el inodoro o comprar aquél Easy off Bang! que prometía servir también para esos detestables hongos de las duchas por unos centavos más, un dolor muy fuerte y agudo surgía de sus tripas, un dolor que espantaba y que la obligaba a retorcerse. Desesperada respiró hondo, caminó lento, se concentró en la felicidad de poder combatir los hongos de su baño, hizo la fila, pagó el brócoli, la pechuga de pollo, el queso, las galletitas de chocolate…y el producto milagroso. Tomó un taxi, subió con paciencia las escaleras del edificio, entró a casa botando las compras al suelo y se descargó con furia en el inodoro. Terminada la diligencia, agradeció al cielo haber comprado el quita manchas para el inodoro.

Hoy Cristina compró tres velas amarillas, un ramo de rosas rojas, una caja de su sushi favorito, el de cangrejo picante, llegó a su casa pasadas las 7 de la noche, encendió su cigarro favorito se arropó con la vieja ruana de la abuela, puso las flores en agua y encendió las velas, se sentó a la luz de las velas bajo el calor de la vieja ruana y de la voz de ese cantante que tanto le gusta. Y se concentró a mirar desde su ventana a la ciudad y la lluvia… a la mujer y al alma.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s