Más Carreta

Así como todos los caminos conducen a Roma, todas las reflexiones nocturnas finalmente conducen al amor. Desde que somos niños el amor nos lanza señales a cada instante, aunque sin una forma o concepto definido. Es simplemente un estado de bienestar, sea junto a nuestros padres, hermanos, abuelos, o amiguitos. Luego comienza la corrupción a medida que vamos creciendo, para mi generación, la televisión, las películas de Disney y los cuentos de los hermanos Grimm sembraron en nuestras ingénuas cabezas imágenes y paradigmas de lo que debería ser el amor romántico, o el amor de pareja. El príncipe, la princesa, Romeo, Julieta, Quasimodo, Esmeralda, la bestia, la bella… y así una larga lista de parejas ideales que luchan por estar juntos, para luego experimentar la dicha eterna. Sin embargo, más allá de la forma, lo que nos inquieta es su esencia, tan frágil y sutil, tan imperceptible pero tan necesaria: de niños necesitamos amor porque es vital para la supervivencia, sin el amor y el cuidado de una familia no pasaríamos de la primera semana de vida. De adolescentes alimenta nuestro entusiasmo por la vida, nos llena de curiosidad, es una aventura alimentada por la inocencia y creatividad infantil junto con el impetú de vivir y el uso de razón en desarrollo. De adultos es la luz en momentos de oscuridad, es la mano cuando hay caída, es el sueño de vida compartida. Y de ancianos es la compañía y la preparación para el gran paso.

Shopenhauer es sin duda una luz en este tema. Si usted es de aquellas personas que compra en el supermercado libros para “aprender a amar”, remóntese mejor a los grandes pensadores. En su introducción de “El amor, las mujeres y la muerte” Shopenhauer nos recuerda que hasta él, fueron pocos los filósofos que se encargaron del tema del amor, cita a Platón, de quien hemos hablado ya y de su Banquete. Daría la impresión de que los filósofos dejan a los poetas encargarse del amor, de manera incluso despectiva. Pero lo cierto, es que nadie se escapa.. el amor es como la muerte, es más, es su antítesis.

Cansada un poco de la charlatanería que abunda sobre este tema, lo étereo que lo dibujan los poetas, los enamorados, y hasta la misma iglesia, resuelvo como ya es costumbre, repensar – finalmente de manera tácita – este tema tan complejo.  Todo comienza con un instinto animal que ha evolucionado, que se ha sublimado a puntos de extrema belleza y nobleza. Un instinto animal que se ha enraizado en un instinto de sobrevivencia,  que para sus fines ha creado químicamente una adicción fatal, una necesidad tan vital como el aire. Un aire que ha dejado de ser O2 para convertirse en una mezcla química que permite la vida al espíritu.

Afirmar que el hombre ha dejado de ser un animal sería mentir, pero afirmar que aún es un animal es blasfemar. Sí, estamos encerrados en un cuerpo animal que nos permite existir como materia física, un cúmulo de células, compuestos químicos, electricidad, mecánica, etc. Pero nuestras mentes han alcanzado niveles de destreza que no se comparan con las de ningún otro ser del planeta. Sólo bastó con una chispa para que el hombre emergiera de la simple arcilla de tierra y agua, para preocuparse con asuntos divinos, como el arte o el amor. Es escalofriante pensar que una chispa logró transformar lo que en un inicio sería la copulación para la vida terrenal de las próximas generaciones, en un sentimiento tan complejo y libre que resume y es en su fin más íntimo, el objetivo único de la especie humana.

Los dejo con un poco de Otis Redding… esa canción que conmueve el alma del último romántico que conozco, del ser más enamorado sobre la puta faz de la tierra. Kiki.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s