Sombra y Liberación



Te ha pasado alguna vez que vas caminando solo y sientes que alguien te persigue con aires malintencionados, te volteas rápidamente para encarar al malhechor en un acto valiente pero temeroso al mismo tiempo, y esperando encontrar la cara de la persona que te acecha, sólo encuentras tu sombra?Tu sombra, que se queda inmóvil en el suelo o en la pared, tu sombra, un pobre efecto de luz carente de alma.

Me suele pasar a menudo. Hoy precisamente me pasó en una de las calles más transitadas de la ciudad que siendo fin de semana estaba semi vacía. Al girarme y darme cuenta que no era más que mi sombra quien me perseguía, sólo sentí repudio por ella… “deja de seguirme!!” le grité con odio. Pero cómo va a dejar de seguirme? Si soy yo, es obvio, soy yo dibujada por el sol. Sólo que no tengo rostro, ni nombre, pero existo, y esa sombra es la prueba más fiel de ello.

Trato siempre de escapar de mí, de adoptar miles de trajes, y formas, y acentos, y caras, y máscaras para no encontrarme, pero lo he hecho tanto que ya no recuerdo cómo soy en realidad. Sin embargo, sea la forma que sea, vivo constatemente sumida en el lado oscuro de todo. En lugar de la virtud, que es elevada y sabia, prefiero el placer, que es bajo y vulgar. En lugar de ir al templo, me encuentro siempre en las tabernas. Pero el placer cuánto más me deleita, más se extingue. Y aveces siento que lo he extinguido todo. Entonces busco desesperadamente algo que hasta ahora no volví a encontrar, la felicidad que da la serenidad. Serenidad que sólo se alcanza cuando logramos ceñirnos a los propios límites.

La muerte acecha la vida a cada segundo y cuando empezamos a darnos cuenta de ello, y a aceptarlo, el transcurrir de la vida se hace más llevadero. Como cuando estás teniendo la peor de las pesadillas, te levantas súbitamente asustado y sudando, sólo para abrir los ojos y ver el cielo azul, el sol, y un nuevo día que inicia. Sí, un nuevo día, en el bien y en el mal. Recién un amigo me dijo que cuando uno se da cuenta de que la felicidad no existe, es mucho más fácil ser feliz. Y creo que tiene razón, llevo muchos años persiguiendo la idea que tengo de felicidad, sin éxito alguno. Pero porque la idea que tengo de ella, es  infantil y precoz, y aunque es la mejor felicidad de la vida, por su ingenuidad y libertad, debemos aceptar que no volverá.

Empezamos entonces a conformarnos con otro tipo de felicidad, una felicidad más reposada, hecha de milisegundos, menos pretensiosa. Parte de la adultez, en la sociedad en la que vivimos, es la falta de libertad que obedece a factores puramente económicos que finalmente nos obliga a revaluar nuestros índices de felicidad. Comprendemos que hay obstáculos, que la lucha por la sobrevivencia actual connota una pelea perenne con la propia especie, y esta lucha nos vuelve perversos. Comprendemos que hay injusticia y con ello nuestra impotencia, comprendemos que el universo no tiene origen y que es inmenso, que tiene una lógica distante de la nuestra, que habrán siempre preguntas sin respuesta, y es así, como entendemos nuestra nimiedad. Puede haber felicidad más grande que esa?

Después de estas reconfortantes reflexiones, resumo con que todo puede irse a la mierda con sólo cruzar la calle, y el saber que está fuera de nuestro poder, es otra liberación.

Anuncios

Una respuesta a “Sombra y Liberación

  1. Un texto que sabe a liberaciòn.
    De briza primordial, de ultimo anochecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s